miércoles, 19 de junio de 2013

La combustión espontánea humana


La combustión humana espontánea (SHC, Spontaneous Human Combustion) viene a ser que un cuerpo humano, por lo general vivo, comienza a arder de un modo súbito, sin una fuente de incendio externa conocida; al parecer, el fuego es producido por calor generado internamente, a través de algún mecanismo indeterminado 

La combustión humana espontánea está entre dos sectores, los que piensan que es algo que se puede explicar mediante cosas lógicas poco documentadas, y los que creen que es algo paranormal. 

El fenómeno se presenta así: de golpe y porrazo un cuerpo comienza a arder con un fuego muy intenso y localizado en zonas concretas que se calcinarán en pocos minutos sin razón aparente pero aveces la ropa no resulta muy dañada. Este fuego no afecta a objetos o zonas próximas aunque estas pudiesen arder fácilmente en otras circunstancias. Se han dado casos de encontrarse restos del cuerpo por paredes y techo provocados por una supuesta explosión humana espontánea mas rara aun que la combustión y menos documentada. 

Hay que tener en cuenta que tres cuartas partes del peso de un cuerpo humano son simplemente agua, lo que haría imposible esta combustión 

El primer caso data, según parece, de 1673, cuando un ciudadano de París, anónimo y según parece alcohólico, "fue reducido a una pila de cenizas y unos pocos huesos de los dedos, pero la cama de paja en la que murió quedó intacta" . Al respecto, no conocemos otras circunstancias. Otros autores citan un caso de 1662, sin proporcionar más detalles.