jueves, 29 de agosto de 2013

Tecnología aeroespacial de alto calibre en el salón internacional MAKS-2013


El espectacular salón aeronáutico MAKS-2013 causa sensación de la mano de los cazas ruso T-50, los grupos de acrobacia aérea rusos Rúskiye Vityazi, Strizhi, Halcones Rusos y la patrulla acrobática china '1 de agosto', entre otros.

El espectáculo arrancó en el enorme centro de pruebas aéreas Grómov, en la localidad de Zhukovsky, cerca de Moscú, la 11ª edición del salón aeroespacial internacional MAKS que promete un despliegue espectácular de vuelos con la participación de 50 compañías, que presentarán 230 aparatos, entre ellos el A-380, el avión de pasajeros más grande del mundo.

Los protagonistas indiscutibles de la feria fueron los tres prototipos del T-50, cazabombardero ruso de quinta generación ruso en etapa de prueba avanzada y cuya fabricación en serie se lanzará en 2015. El MAKS-2013 acogerá los vuelos de prueba de tres prototipos de esta poderosa aeronave. 

El consorcio ruso de sistemas antiaéreos Almaz-Antéi ha hecho una demostración en el salón aeroespacial internacional MAKS-2013 de la versión para exportación del nuevo sistema antiaéreo S-350, que reemplazará en el Ejército ruso a los S-300.

El S-350E Vítiaz (la letra 'e' suele significar la versión exportada) usa los mismos misiles antiaéreos de medio alcance 9M96 que los S-300PMU-2 y S-400 Triumf, actualmente en servicio operacional ruso. 

El sistema cuenta con el avanzado radar AESA y un nuevo puesto móvil de control. Su nuevo lanzador es capaz de disparar verticalmente 12 misiles 9M96.

El caza ruso de quinta generación T50 pronto empezará a probar su arsenal misiles, según se anunció en el salón aeroespacial MAKS-2013 que tiene lugar en las afueras de Moscú.
El primer avión de quinta generación fabricado en Rusia se ha convertido en el verdadero plato fuerte del salón aeroespacial MAKS-2013.
La aeronave destaca por su avanzado diseño aerodinámico, su excepcional relación empuje/peso y las prestaciones del empuje vectorial tridimensional integrado en un avanzado sistema digital de control de vuelo, además de por muchas otras prestaciones. 
El coste de esta aeronave producida por la compañía rusa Sukhoi se estima en 100 millones de dólares. Está previsto que su fabricación en serie se lance 2015, cuando se complete el desarrollo de su motor principal, con la vista puesta en sustituir parte de la numerosa flota de compuesta por versiones más obsoletas de Su-27.